Instalaciones de Fontaneria

INSTALACIONES DE FONTANERIA

Si estás planteando la reforma de un hogar, uno de los puntos cruciales de cualquier casa la instalación de fontanería. En muchas ocasiones nos encontramos con antiguas instalaciones, donde el uso de viejas tuberías fabricadas con materiales en desuso como el plomo o el cobre provocan su deterioro, con el consiguiente problema de fugas, falta de presión o agua mezclada con componentes de la tuberías en descomposición. Para evitar este tipo de problemas en un futuro y el gran engorro que supone la sustitución de las misma en un hogar ya reformado (retirar suelo, polvo, acceso a los puntos con averías) siempre recomendamos que se realice en una reforma en profundidad la sustitución del sistema completo de fontanería en viejas instalaciones, independientemente de que en ese momento ya esté provocando algún problema.


En cualquier nueva instalación de fontanería, el primer punto es diseñar cuales son los puntos de agua y desagües que se desea tener, teniendo en cuenta los existentes y los nuevos a realizar. En función de ese puntos se toma la decisión de como se instalará las nuevas tuberías teniendo en cuenta datos como distancia entre puntos de agua, ángulos de caída y sistemas de desagües (incluyendo botes sifónicos) Una vez planificado es hora de llevar a la práctica el plano, ejecutando en su inmueble ese sistema tuberías, incidiendo y siendo especialmente cuidadosos en los puntos más sensibles a presentar fugas como son los codos y empalmes. En la instalación de estas nuevas tuberías se empleará los materiales más modernos como el PVC o las tuberías multicapas.


Una vez que tenemos la base instalada en hora de conectar todas estas tuberías con los puntos de entrada y salida de agua. En este punto se engloba la instalación de las griferías (con su respectivos sifones) la instalación de botes sifónicos y los desagües para sanitarios.
Además de este sistema de tuberías, también es necesario la sustitución, cambio o desplazamiento de radiadores de agua caliente. En este caso el proceso es muy parecido, en primer lugar se diseña como se quiere que quede el sistema de calefacción de un hogar, siempre realizando un análisis del espacio a calentar y las kilocalorías que se necesitan para ese espacio. Después se realiza la instalación de las nuevas tuberías, es las que normalmente se utiliza como material el multicapa y el radiador en si, habitualmente radiadores de aluminio. Además cuando se renueva el sistema de calefacción se suele aprovechar para instalar en cada radiador un válvula de corte de agua que nos permite en caso de tener algún problema con un radiador en concreto poder cortar el agua sólo en ese punto en vez de tener que realizar el corte de calefacción en todo el sistema.